ALCALDÍA DE TENJO
Tenjo Próspero Sostenible Y Constructor De Paz

Niñas y Niños

​​Para Aprender


FOMENTEMOS LA LECTURA


Santilín

                                                                       santilin-p.jpg
Santilín es un osito muy inteligente, bueno y respetuoso. Todos lo quieren mucho, y sus amiguitos disfrutan jugando con él porque es muy divertido.


Le gusta dar largos paseos con su compañero, el elefantito. Después de la merienda se reúnen y emprenden una larga caminata charlando y saludando a las mariposas que revolotean coquetas, desplegando sus coloridas alitas.


Siempre está atento a los juegos de los otros animalitos. Con mucha paciencia trata de enseñarles que pueden entretenerse sin dañar las plantas, sin pisotear el césped, sin destruir lo hermoso que la naturaleza nos regala.


Un domingo llegaron vecinos nuevos. Santilín se apresuró a darles la bienvenida y enseguida invitó a jugar al puercoespín más pequeño.


Lo aceptaron contentos hasta que la ardillita, llorando, advierte:


- Ay, cuidado, no se acerquen, esas púas lastiman.


El puercoespín pidió disculpas y triste regresó a su casa. Los demás se quedaron afligidos, menos Santilín, que estaba seguro de encontrar una solución.


Pensó y pensó, hasta que, risueño, dijo:


- Esperen, ya vuelvo.


Santilí​n regresó con la gorra de su papá y llamó al puercoespín.


Le colocaron la gorra sobre el lomo y, de esta forma tan sencilla, taparon las púas para que no los pinchara y así pudieran compartir los juegos.


Tan contentos estaban que, tomados de las manos, formaron una gran ronda y cantaron felices.


FIN


Cuento de María Álvarez (Argentina)


Las Moscas


                                                                                      fabulamoscas-p.jpg


En un frondoso bosque, de un panal se derramó una rica y deliciosa miel, y las moscas acudieron rápidamente y ansiosas a devorarla. Y la miel era tan dulce y exquisita que las moscas no podían dejar de comerlas.

Lo que no se dieron cuenta las moscas es que sus patas se fueron prendiendo en la miel y que ya no podían alzar el vuelo de nuevo.

A punto de ahogarse en su exquisito tesoro, las moscas exclamaron:

- ¡Nos morimos, desgraciadas nosotras, por quererlo tomar todo en un instante de placer!​​

Para Aprender